Las redes sociales surgen como uno de los fenómenos de mayor interés en el ámbito del marketing de los últimos años. En concreto, en España desde el año 2004 se ha experimentado un crecimiento exponencial de usuarios en redes sociales hasta alcanzar aproximadamente los 15 millones actuales. Esta cifra coloca al país como uno con los mayores porcentajes de internautas inmersos en las redes sociales. Esta cifra hace que en análisis de las redes sociales en España sea de gran relevancia.

A nivel empresarial, y con especial incidencia en el campo del marketing, las redes sociales se han convertido en una fuente de información de gran valor para las empresas. El marketing tiene por objetivo analizar los perfiles de los consumidores, actuales y potenciales, para poder adaptar la oferta empresarial a las necesidades de estos. Gracias a las redes sociales, las empresas pueden ofertar sus bienes y servicios de forma personalizada, debido a la enorme cantidad de información disponible.

En un entorno socioeconómico tan impredecible como el actual, resulta vital para las organizaciones tener disponible la mayor cantidad de información en cuanto a tendencias del mercado, y las redes sociales son una magnífica herramienta para ello.

Hablando estrictamente en términos de ventas, las redes sociales se han convertido indudablemente en una plataforma para acceder a un gran número de clientes potenciales. A nivel cualitativo resulta interesante debido al aumento progresivo de la propensión al consumo por parte de los usuarios. Las redes sociales, e internet en general, año a año van incrementando cuota de mercado y aumentando su volumen de negocio. Esta realidad hace casi obligatorio para cualquier empresa del siglo XXI tener planificada una estrategia empresarial en el ámbito de la Social Media.

En muy poco tiempo las redes sociales se han convertido en una oportunidad comercial para las agencias de publicidad, anunciantes y los agentes del marketing en general. Las estrategias de comunicación de las empresas deben contemplar las redes sociales como nuevos soportes de comunicación bidireccional con los usuarios. Gracias a ellas, se puede segmentar, con gran precisión, las comunicaciones obteniendo así micro-targets.

Por último, habrá que tener especial cuidado con la reputación de las empresas en la red. Las empresas ya no ostentan el monopolio de proyección de marca. Internet brinda a los usuarios la oportunidad de expresarse libremente y las empresas deberán gestionar estas opiniones mediante unas estrategias de negocio basada en la satisfacción del cliente. Las buenas opiniones deberán ser propagadas y las malas deberán ser gestionadas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *